VIERNES 17 DE DIC. 2010

ME GUSTA… COMPRAR REGALOS PENSANDO EN LOS DEMÁS
No os ha pasado nunca que, al regalarte un gadget totalmente atroz, no has oído el típico “es que lo vi en la tienda y me gustó muchísimo!”. Einnnnn? Me no entender… Vamos a ver, a quien se supone que debe gustar el regalo: a quien lo regala o a quien se le regala? Desde mi punto de vista, debería ser la segunda opción, pero hay ciertas personas criadas en culturas extrañas donde consideran que si te gusta a ti, le gusta a todo el mundo…. ERROR, ERROR, ERROR! POR FAVOR, estas navidades, cuando vayáis de compras, pensad en la persona destinataria del regalo, y no en vosotros mismos. Aunque se trate del horrible amigo invisible, no hay perdón! Si el caso es que se trata de un familiar cercano pero os da muchísima pereza ir de compras en plena marabunta navideña, no hay nada mejor que cualquier web de venta on line, donde podrás adquirir todo tipo de productos inverosímiles sin necesidad de hacer cola. ¿Que más se puede pedir? Si es que en el s. XXI ya no hay excusa que valga! En serio, reflexionad bien sobre lo que acabo de decir… vuestros amigos/familiares os lo agradecerán y tú evitarás que, por un año, no te hagan budú y estés gafado para todo el 2011.




NO ME GUSTA… LA FALSA MODESTIA

Nunca he acabado de entender la devoción de este país por ir con la cabeza agachada, pidiendo la absolución divina por todos los logros conseguidos a lo largo de tu vida. ¿Por qué extraño motivo tienes que pedir perdón por ser una persona que sabe lo que quiere y lucha por ello? Seguramente será por que a los mediocres les hace sentir un pelín incómodos… Pongamos como ejemplo a Fernando Alonso: gran deportista, ganador y competitivo donde los haya… ¿por qué cae tan mal a la mayoría de habitantes de este país, y parte del extranjero? Quizá por que no va por el mundo pidiendo clemencia por sus aspiraciones de volver a ser campeón… Sinceramente creo que hace muy bien en ensalzar su capacidad casi sobrenatural en lo que hace, fruto de años y años y años de entrenamiento y sacrificio… si algunos no lo soportan, será por que se sienten tan miserables como cualquier homeless que habite debajo del puente de la M.30. Y claro, que haya personas que de vez en cuando te recuerden lo gilipollas y vago que eres, pues como que no mola, no?
Vivan los fracasados (que también tienen derecho, oyes)… pero que vivan también los triunfadores!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada