1 DE DIC. 2010

ME GUSTA… LA NIVEA
Sí, sí, la Nivea de bote azul, la de toda la vida. Pero, ¿por qué lo llaman crema cuando realmente es hormigón armado? Da igual, para las mujeres que tenemos la piel más seca que la mojama, es una bendición de los dioses. Por este motivo, pido a los señores de la Seguridad Social que atiendan esta humilde petición y pasen la Nivea a la lista de productos que se distribuyen gratuitamente por receta. Es un tema de salud nacional… Ah! ¿Que no cuela, no? Bueno, tenía que intentarlo.


NO ME GUSTA…  EL POLYESTER
Básicamente se trata de un tema de seguridad.
El culpable de que semejante despropósito haya invadido nuestros armarios la tiene ZARA (que, por cierto, adoro con la fuerza de un tifón). Pero quizá se olvidaron de ignifugar el 3.454.235 de prendas que deben producir en un día  (como mínimo!) para que, si por desgracia te dejas el guiso de garbanzos olvidado en el fuego, evitar que tu casa desaparezca devorada por las llamas en el tiempo en que le das sal a la vecina pesada del 5º 2ª que nunca tiene. En realidad, deberían llevar una etiqueta chorreante de leds y cristales de imitación de Swarovsky que rezara de la siguiente manera: POR LO QUE MÁS QUIERAN, MANTENGAN ESTAS PRENDAS ALEJADAS DEL FUEGO SI NO QUIERE PAGAR LA HIPOTECA DE UNA MACRO-BARBAQUE DURANTE LOS PRÓXIMOS 50 AÑOS DE SU VIDA. 
Además, algo que se utilizar para fabricar des de ropa interior hasta los cimientos de una casa adosada, no puede ser de fiar... no?
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada